modelacion del tejido adiposo

Tejido adiposo blanco y marrón, ¿qué es la marronización?

¡Muy buenas a todas y a todos!

En la entrada de hoy responderé a la pregunta: ¿Es posible la marronización del tejido adiposo blanco? Hablaré sobre el tejido adiposo blanco, el tejido adiposo marrón, sus características, funciones y diferencias, y la marronización.

El tejido adiposo está formado por células adiposas o adipocitos. Este tejido se puede dividir en dos tipos: tejido adiposo blanco y tejido adiposo marrón.

TEJIDO ADIPOSO BLANCO

El tejido adiposo blanco se caracteriza por ser unilocular dado que los adipocitos presentan una gran gota lipídica. Este tipo es el tejido adiposo predominante en los seres humanos adultos. Su función prioritaria es actuar de reserva corporal de energía en forma de triglicéridos, aunque también ejerce de aislamiento térmico, tejido endocrino, etc.

TEJIDO ADIPOSO MARRÓN

El tejido adiposo marrón está compuesto por adipocitos marrones, los cuales son multiloculares por lo encontramos diversas gotas lipídicas. También se caracteriza por la abundancia de mitocondrias. En recién nacidos se encuentra en gran proporción, sin embargo, se va perdiendo con el envejecimiento. Anteriormente se pensaba que este tejido desaparecía en los primeros años de vida, sin embargo, se han observado depósitos de tejido adiposo marrón activo en individuos adultos. Se diferencia del tejido adiposo blanco en que su función es la producción de calor a través de la proteína UCP1. Este proceso se denomina termogénesis adaptativa.


La termogénesis adaptativa como reacción ante el frío sigue el siguiente proceso: ante el frío se activa el sistema nervioso simpático produciendo la liberación de noradrenalina. Este neurotransmisor interacciona con los receptores beta-adrenérgicos de los adipocitos marrones. Como consecuencia se desencadena una cascada de señalización que termina con la expresión de UCP1. Esta UCP1 captará los ácidos grasos tanto extracelulares como intracelulares, así como glucosa extracelular, para la producción de calor.

Para generar el calor se recurre a la captación de glucosa y ruptura de lípidos. Por este motivo, esta función resulta de especial interés para combatir la obesidad. Además, aumenta el gasto energético y ejerce una actividad protectora frente a la acumulación de grasa, por lo que existe una línea de investigación que intenta transformar el tejido adiposo blanco en tejido adiposo marrón. Este proceso se denomina marronización o «browning». Este proceso es posible debido a que existen adipocitos similares a los marrones en el tejido adiposo blanco y son inducibles. Estos adipocitos han recibido el nombre de “brite” o “beige” y se parecen a los adipocitos marrones al ser multiloculares y presentar una cierta cantidad UCP1. Aunque los niveles de esta proteína son reducidos, su función se puede inducir.

MARRONIZACIÓN O «BROWNING»

El proceso de marronización se puede inducir sometiendo al tejido adiposo blanco a ciertos estímulos como señales endógenas (neuropéptidos, ácidos biliares, leptina…), algunos fármacos entre los que destacan los activadores beta-adrenérgicos o determinados componentes de la dieta. Este último factor podría tener un gran impacto en la prevención de enfermedades como la obesidad. Dentro de los componentes dietéticos cabe mencionar la capsaicina, fucoxantina, resveratrol, ácidos omega-3, etc.

Este proceso de marronización es una línea bastante novedosa e interesante por la gran prevalencia actual de obesidad y sobrepeso ya que podría proporcionar cierta protección. Aunque hasta el momento los estudios sobre la marronización se han realizado en roedores y otros mamíferos, la hipótesis que se maneja tiene mucho sentido. Si la proteína UCP1 elimina energía en forma de calor, podría ayudarnos a quemar el exceso de calorías ingeridas con la dieta y este efecto sería mayor si poseemos una mayor cantidad de células que lleven a cabo este proceso. Además, como he mencionado, tanto los adipocitos marrones como los beige emplean la glucosa y los ácidos grasos circulantes, por lo que problemas asociados a la obesidad como son la hipertrigliceridemia e hiperglucemia podrían paliarse.

Por último, debemos tener en cuenta que factores como la epigenética, polimorfismos, matriz alimentaria de los componentes alimentarios, etc. pueden modificar el resultado del proceso.

¡Hasta aquí la entrada de hoy!

Un saludo y nos vemos en próximos artículos. ¡A aprender!

A continuación, os dejo esta infografía a modo de resumen y algunos artículos que podéis leer si os interesa el tema:

tejido adiposo blanco marrón y marronizacion

Referencias
  1. Arias, N., C. Picó, M. Teresa Macarulla, P. Oliver, J. Miranda, A. Palou & M. P. Portillo (2017) A combination of resveratrol and quercetin induces browning in white adipose tissue of rats fed an obesogenic diet. Obesity (Silver Spring), 25, 111-121.
  2. Bonet, M. L., J. A. Canas, J. Ribot & A. Palou (2015) Carotenoids and their conversion products in the control of adipocyte function, adiposity and obesity. Arch Biochem Biophys, 572, 112-25.
  3. Bonet, M. L., J. A. Canas, J. Ribot & A. Palou (2016) Carotenoids in Adipose Tissue Biology and Obesity. Subcell Biochem, 79, 377-414.
  4. Bonet, M. L., J. Mercader & A. Palou (2017) A nutritional perspective on UCP1-dependent thermogenesis. Biochimie, 134, 99-117.
  5. Bonet, M. L., P. Oliver & A. Palou (2013) Pharmacological and nutritional agents promoting browning of white adipose tissue. Biochim Biophys Acta, 1831, 969-85.
  6. Palou, A., C. Picó & M. L. Bonet (2013) Nutritional potential of metabolic remodelling of white adipose tissue. Curr Opin Clin Nutr Metab Care, 16, 650-6.
  7. Servera, M., N. López, F. Serra & A. Palou (2014) Expression of «brown-in-white» adipocyte biomarkers shows gender differences and the influence of early dietary exposure. Genes Nutr, 9, 372.

Deja un comentario