conseguir-tus-objetivos-smart-2018

Objetivos eficientes para 2018

¡Muy buenas a todos y a todas!

Ya hemos entrado en el 2018 y como todos sabemos es el momento en el que nos proponemos muchísimos objetivos para este nuevo año. Sin embargo, muchos de ellos quedan en el camino y acaban siendo meros sueños. ¡En la entrada de hoy voy a explicarte cómo diseñar unos buenos objetivos para que el 2018 sea tu año!

Antes de empezar voy a plantearos una pregunta, ¿por qué es importante establecernos objetivos?

Desde mi punto de vista, los objetivos son necesarios en el día a día. Sin objetivos simplemente acabas vagando por la vida sin rumbo, no tienes una motivación para seguir un camino o alcanzar una meta y quizás sientes un vacío al no saber qué hacer con tu tiempo. Además de tener unos objetivos, también es muy importante diseñarlos correctamente. Una de las técnicas más conocidas para elaborar unos buenos objetivos es el método SMART. Este es un acrónimo en el que cada letra se refiere a un punto clave (en inglés) que debes recordar siempre a la hora de plantear tus próximos objetivos. Vamos a desglosar cada uno de estos puntos:

  1. S de específico. Tus objetivos deben ser específicos ya que si te planteas un objetivo muy abstracto o confuso no sabrás cómo llevarlo a cabo. Vamos a poner un ejemplo. Supongamos que quiero…quedar entre los 100 primeros en la Spartan Race. Este es un objetivo específico porque detallo que quiero correr esa carrera en particular y el puesto en el que me gustaría acabar. Un objetivo no-específico sería decir simplemente…quiero correr.
  2. M de medible. Para saber si estás acercándote o alejándote de tu objetivo necesitas medirlo. Por ejemplo, algo muy común es querer bajar el porcentaje graso. Este parámetro se puede medir por diferentes técnicas y, por tanto, a medida que va pasando el tiempo puedes saber si estás alcanzando tu objetivo. En el caso de la carrera que he mencionado en el punto uno, podemos medir si conseguimos nuestro objetivo por la posición en la que quedamos.
  3. A de alcanzable. Está muy bien ser ambiciosos en la vida, sin embargo, debemos tener alguna probabilidad de conseguir los objetivos que nos propongamos. Si el objetivo es inalcanzable solo nos llevará a la frustración por no haberlo conseguido.
  4. R de realista. Este punto va ligado con el anterior ya que nuestros objetivos deben ser realistas para tener ese punto de motivación que nos empuje a conseguir el objetivo. Por tanto, debe ser moderadamente ambicioso y realista. La clave es encontrar un punto medio entre la ambición que nos impulse hacia el objetivo y el realismo de poder lograrlo.
  5. T de temporal. Para cada objetivo hay que establecer un punto y final. Un objetivo sin fin o a muy muy largo plazo no nos motivará lo suficiente para conseguirlo. Acabaremos siempre postergándolo y se convertirá en un sueño. ¿Cómo cumplimos con este punto? Muy fácil, simplemente ponle fecha. Por ejemplo, quiero quedar entre los 100 primeros en la carrera Spartan Race del 3 de Marzo. Este objetivo cumple con todos los puntos anteriores y, además, establece un plazo.

 

¡Hasta aquí la entrada de hoy! Espero que te ayude a plantearte nuevos objetivos para 2018 y, lo más importante de todo, a cumplirlos.

Un saludo y nos vemos en próximos artículos. ¡A aprender!

A continuación, os dejo esta infografía a modo de resumen:

objetivos-2018-smart

Deja un comentario